miércoles, 6 de agosto de 2014

El Gozo del Señor



 ¡Buen día, obispo!
Mi historia de reavivamiento espiritual comenzó exactamente hace 6 meses, cuando mi esposo decidió irse a otra denominación (iglesia), pues fue invitado a ser pastor.
Me invitó a que fuera con él, pues no quería dejar a su familia (nuestra hija y yo), pero cada vez que me comentaba sobre el tema de acompañarlo, siempre le decía que no iba a ir, pues tenía mi fe y no renunciaría a mi llamado, pues estoy como obrera.
Varias veces él lo intentó, todos los días. Me llamaba, y me decía siempre que iba a ir, aunque yo no fuese. Yo siempre le decía que no iba a ir, y que si él quería podía ir, pero yo no lo haría.
Hasta que un día dejó una carta despidiéndose de mí y de nuestra hija. Yo estaba en mi trabajo y mi hija en casa, durmiendo. Cuando llegué, leí la carta. Llorando, doblé mis rodillas y decidí que era la última vez que iba a llorar. En la carta, él decía que no había querido tomar esa actitud, sin embargo no había visto otra alternativa, ya que yo había decidido no acompañarlo. Él se fue a vivir a otro estado y dejó su familia.
A partir de entonces comenzó mi reavivamiento espiritual. Empecé a servir aún más a DIOS. Hice un voto de que quería ser mucho más usada por DIOS, pues escogí la mejor parte, escogí permanecer en mi FE.
Renuncié a un matrimonio de 18 años, a la compañía de un hombre (que siempre fue un buen marido), a momentos en familia, a todo para no negar mi FE.
Sabe, obispo, y durante todo este desierto que pasé al comienzo con la ausencia de mi esposo, fui y estoy acogida en los brazos de DIOS.
El SEÑOR JESÚS jamás me abandonó y no dejó que nos faltara "nada" (espiritual y material) a mí y a mi hija.
¿Sabe qué es depender de DIOS? Así es, sé que usted sabe lo que escribo… exactamente eso. No recurrí a familiares para pedirles ayuda económica y mucho menos estuve mendigando el apoyo de alguien.
Decidí DEPENDER DE DIOS. Y esta fue mi mejor elección. ¡Recibí algo inexplicable!
Poco antes de ir al Templo, el día 30 de julio, mi esposo conversó conmigo por teléfono y me preguntó si aún lo amaba. Le dije que sí. Y me preguntó por qué no iba a donde él estaba, para estar con él, ya que también me amaba. Yo solo respondí: "Yo te amo, pero me amo primero, y antes que a ti y a mí, amo a JESÚS, a mi FE. No sé explicarlo, es algo inexplicable por qué decidí no acompañarte."
Él se resistió y dijo: "¿Cómo no logras explicarlo? Todo tiene una explicación." Y lo dejé sin respuesta, para que él mismo reflexionara. Pues un día él también sirvió al mismo DIOS a quien sirvo, un día estaba a mi lado como obrero y no permaneció. No logré explicarle por qué no acompañé al hombre a quien amo y permanecí con mi FE.
Pero, el día 30 de julio, al llegar al TEMPLO DE SALOMÓN, antes incluso de entrar, las lágrimas rodaron por mi rostro, y oí a DIOS: "Marcia, entra en el GOZO de tu SEÑOR."
Me sentí tan honrada por estar en ese lugar tan sagrado, tan separado, tan iluminado, un lugar en el que solamente los escogidos y los que permanecen podían estar.
Vi la grandeza de mi DIOS, y así como el Templo de Salomón fue reconstruido, así también está siendo hecho en mi vida. Dios ha cuidado de mí y de mi hija, en los mínimos detalles. Sí, detalles, porque nuestro DIOS es detallista, e incluso lo que no decimos, Él ya sabe que lo que necesitamos.
Sucedió el día 30 de julio lo extraordinario en mi vida. Hoy sé exactamente por qué permanecí en mi FE. Soy una escogida y DIOS tiene un plan en mi vida.
Así como el TEMPLO DE SALOMÓN es para Salvación, así mi vida será para los que se encuentran perdidos. Hoy quiero aún mucho más servir a mi DIOS, negar mi voluntad y renunciar a lo que sea necesario para permanecer con mi DIOS.
Lo que recibí el día 30, mi esposo jamás me lo podía dar. Nadie me lo puede dar, solamente mi DIOS.
Y sé que lo que me espera es mucho MAYOR de lo que pueda ver: lo que me espera es la corona de la vida, la Salvación.
Que el SEÑOR JESÚS los continúe bendiciendo a ustedes y a sus esposas, ¡pues esta Obra no se terminará, hasta la vuelta de nuestro SEÑOR!
Marcia

No hay comentarios:

Publicar un comentario