viernes, 8 de agosto de 2014

Cómo vencer las tribulaciones





Usted obrero(a) que está pasando momentos de tribulación en casa, en el trabajo, en la escuela o en la iglesia, solo debido a su fe, no esté triste, por lo contrario:

“Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por Mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es  grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” Mateo 5:10-12

A nuestra carne la tribulación le duele, la hiere, la entristece. Pero espiritualmente es ella la que nos mantiene al pie de la Cruz humillándonos y buscando al Señor.

“Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.” Romanos 5:3-5

Existen 3 puntos fundamentales para vencer la tribulación:

1 – AYUNO – El ayuno es un sacrificio espiritual, sin exageraciones, sin embargo es importante para quemar nuestra carne para que no interfiera en las decisiones del Espíritu.

2 – ORACIÓN – Es una comunicación con Dios sin la que no sabremos cuál será Su voluntad y dirección para poder vencer ese momento difícil. La oración debe hacerse en todo momento. Usted debe dedicar un tiempo y un lugar a solas con Dios, pero en cualquier lugar con el pensamiento, también usted puede mantenerse en comunicación con Él. Por otra parte, eso es vivir en Espíritu.

3 – TRABAJO EN LA OBRA – En los momentos más difíciles que pasé de tribulaciones, me enfoqué en las almas. Trabajaba el doble para ganarlas, para orientarlas y para cuidar de ellas. Es eso lo que usted debe hacer si está pasando por tribulaciones debido a su fe. Es entonces cuando usted tiene que pelearle al diablo, arrancando más almas de sus garras. Por eso, no ahorre esfuerzos para este miércoles por ejemplo, en el día de la Consagración de los Trabajadores, aventajemos al diablo, llenemos la casa de nuestro Padre Celestial de trabajadores que nunca Lo conocieron o que están apartados de Él. Vamos a transformarlos en trabajadores del Reino de Dios, como Jesús hizo con Pedro en el Mar de Galilea y como un día hizo con usted.

¡Vamos a la pelea obreros(as), vamos a despoblar el infierno y a poblar el Reino de nuestro Dios!
Dios los bendiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario