lunes, 14 de julio de 2014

¿Qué significa que el obrero esté en el banco?

Aproveche la oportunidad para autoevaluarse y reconciliarse con Dios


El banco, es decir, el alejamiento de alguien de las funciones de obrero, NO ES UN CASTIGO, sino una OPORTUNIDAD para que el que fue apartado se arregle con Dios.

Eso sucede porque nosotros no apartamos a los que están bien, a los que se dedican, a los que se muestran obedientes y humildes. Al contrario, a estos nosotros buscamos que estén más cerca y les damos más responsabilidades. Pues al árbol que da frutos Dios lo poda, para que este dé aún más frutos.

Los que son apartados durante un tiempo es para que vean lo que está equivocado dentro de ellos y lo arreglen, corrijan sus caminos y se aparten del error, del pecado, de todo el mal practicado, y para que haya con eso una reconciliación con Dios.

El que actúa así, pasa por su desierto y llega a la tierra prometida, o sea, se vence a sí mismo, vuelve a la práctica del trabajo activo en la Iglesia y nunca más desea volver al banco, porque pasa a odiar los errores que lo hicieron detenerse en el tiempo.

Mientras que este obrero estaba en el banco, Dios no pudo usarlo como quería, y así la Obra quedó atrasada en su propia vida, porque quedó afuera del campo de batalla hasta ser curado.

Sin embargo, el obrero que se recupera, vence y regresa. El padre que ama, exhorta. También existen otros que son puestos en el banco para su propia recuperación. PERO porque la etapa de la enfermedad espiritual está en el último grado, no hay cómo recuperarse (el árbol que no dé frutos será cortado y lanzado al fuego).

Estos empeoran, se levantan contra las autoridades de la Iglesia, se rebelan, hacen divisiones, quieren llevarse con ellos la tercera parte, o incluso más que eso, terminan perdiendo la visión espiritual aún más y se lanzan hacia el fondo de la cueva, donde los leones les despedazarán los huesos y les devorarán su carne hasta que no sobre a b s o l u t a m e n t e NADA, y el resto de la carne podrida queda tirada hasta desaparecer naturalmente, volviéndose polvo y siendo olvidado para siempre.

Donde hay un cadáver, allí estarán los buitres, con la más pura certeza.

2 comentarios:

  1. muy cierto
    lo puedo decir por experiencia propia
    estuve en el banco y fue porque Dios me estaba dando la Chance de corregir mi error
    y realmente pude humillarme y volverme de mi error.
    no quiero volver a ese lugar de ninguna forma por eso busco cuidar cada detalle en mi vida espiritual y en mi ministerio

    ResponderEliminar
  2. Creo que estar en el banco mas allá de un aprendizaje, es un coma espiritual, en el que solo el obrero que esta en esa situación decide si salir de el o no, todo depende de la entrega que la persona tenga en esos momentos, no debe ser algo fácil de superar, pero quien lo supero debe sentirse privilegiado pues Él padre no lo dejó, porque ella no quiso dejarlo también.

    ResponderEliminar