lunes, 28 de abril de 2014

Consagración de los nuevos obreros de la Universal de Almagro


El pasado domingo 27 de abril en la Universal de Almagro, -Templo de la Fe- se consagraron a 22 nuevos siervos del cuerpo de obreros.


Y como está escrito en las Sagradas Escrituras: "Toda la plenitud de la divinidad habita en forma corporal en Cristo;  y en Él, que es la cabeza de todo principado y potestad, ustedes reciben esa plenitud." Colosenses 2:9-10


Entonces, el mismo poder, la misma unción del Espíritu Santo y la misma bendición que componían la autoridad suprema del Señor Jesús en la Tierra, fueron pasadas a los nuevos obreros.


Y a partir de ese momento, sus luchas dejan de ser solo personales, declarando guerra contra los principados, las potestades, los dominadores y las fuerzas espirituales del mal.

viernes, 25 de abril de 2014

                                         OBREROS DE PARANA DIOS LES BENDIGA

martes, 8 de abril de 2014

CÓMO HACER LA OBRA DE DIOS


“Muchos piensan equivocadamente que la Obra de Dios es realizada solo en el altar. Ignoran el hecho de que existe una multiplicidad de ministerios dentro de la Iglesia.

Es necesario, sin embargo, tener bien en claro que es el Señor el que elige al siervo y le da el servicio.

En la Iglesia primitiva había una preocupación por saber cuál sería la atribución de cada nuevo convertido dentro de la comunidad, pues a medida que la Obra se desarrollaba, había una necesidad de un número cada vez mayor de personas para el ejercicio de tareas.

Esto sucedió, por ejemplo, en la ocasión de la distribución diaria de los alimentos. En esa oportunidad, los 12 apóstoles se reunieron con la comunidad y dijeron:

"No es justo que nosotros dejemos la Palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra." Hechos 6:2-4

Entre los escogidos para servir la mesa, Felipe y Esteban fueron los más destacados: el Espíritu Santo usó a Felipe en Samaria y a Esteban como el primer mártir de la Iglesia del Señor Jesucristo.

Más tarde, el apóstol Pablo les enseñó a los cristianos de Corinto:

"A unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas." 1 Corintios 12:28

Llama la atención el hecho de que exista en el ministerio espiritual, el ministerio de gobierno. Este se refiere a la administración física de la Iglesia, una vez que los ministros de la Palabra pueden servir como consejeros en la administración de los bienes de la institución, pero no como administradores, pues su tarea en la conquista y sustento de las almas es imprescindible.

La Obra de Dios es como un cuerpo, y cada miembro tiene su función bien definida. Cuando un miembro no se ajusta a los demás, todo el cuerpo sufre y la Obra de Dios queda trabada.
A los cristianos de Roma, Pablo les enseñó la "diversificación de tareas en la Obra y lo que Dios espera de cada siervo:
"Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría." Romanos 12:4-8

Cuando el siervo no sabe la voluntad de su Señor, queda desorientado y, como consecuencia, inseguro en la fe. Pero tan pronto tiene acceso al conocimiento de la voluntad de Dios para su vida, encuentra fuerzas y coraje para ponerla en práctica. Y a partir de entonces comienzan a suceder sus conquistas personales, visualizando la gloria de Dios.
Lamentablemente, por falta de informaciones, de orientación segura o incluso por la falta del uso de la inteligencia aliada a la fe, la gran mayoría de los siervos termina tomando actitudes motivadas exclusivamente por las emociones. En virtud de eso, surgen los fracasos y las frustraciones, porque la supuesta fe no corresponde a las expectativas.”

EXTRAIDO DEL LIBRO “COMO HACER LA OBRA DE DIOS” DEL OBISPO MACEDO