domingo, 3 de noviembre de 2013

Poder para ser



Poder para tener es fácil. Difícil es poder para ser. Tratándose, en especial, en ser alguien de Dios, es extremadamente difícil. Yo diría casi imposible.

Cuando el Espíritu de sabiduría fue con Salomón, él dijo: Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad. Proverbios 16:32.

Jesús prometió poder de lo Alto para que Sus seguidores sean testimonio de Su resurrección. Hechos 1:8

No apenas testimonio de conquistas materiales. Sino, testimonios que reflejen Su imagen pura, sincera y sublime en el carácter y el comportamiento.

El derramamiento del Espíritu Santo tiene ese objetivo principal: poder de lo Alto para ser de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario