viernes, 1 de noviembre de 2013

Fe ciega

Como sistema corruptor de la fe, las religiones, incluyendo la evangélica, consiguen transferir la fe del campo racional al emocional. Siendo así, obligan a sus víctimas a tomar decisiones de acuerdo con el corazón. Resultado: vidas sin calidad y, lo peor malos testimonios para los demás.
El espíritu religioso en la religión evangélica ha impedido a sus víctimas de meditar en la Palabra de Dios. Y, para compensar, las ha hecho pensar que solo basta el conocimiento y la memorización de versículos de la Biblia que sean suficientes para agradar al Altísimo. Sin embargo, la comunión con Dios es posible en la base espiritual. Esto es, en su intelecto. Él no es Dios de fanáticos o de desequilibrados emocionales. Antes, Él busca verdaderos adoradores que Lo adoren en espíritu y en verdad. Desprovistos de sensacionalismo o exageración. El primer y mayor objetivo de las religiones es prohibir la entrada de personas inteligentes al Reino de Dios. Luego, mantenerlos "enganchados", acomodados en la fe emotiva. Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. Romanos 12:1

No hay comentarios:

Publicar un comentario