martes, 3 de enero de 2012

Mujeres Admirables

Ellas son mujeres que tienen su trabajo, su profesión; algunas otras trabajan y estudian, y también tienen su casa y su propia familia.
Ellas trabajan fuera, pero al llegar a su casa saben que tienen que proveer el bienestar de su familia y ver que todo esté bien en su hogar.
Muchas enfrentan luchas en su trabajo, y aun en su casa, y todo eso por causa de su fe.


Lo que las hace admirables es que además ellas separan un tiempo para servir a Dios; estas son las obreras de la Iglesia Universal.
Además de cuidar de sus propias casas, ellas cuidan de la casa de Dios, viendo cada detalle, cuidando de los niños para que los padres puedan participar de los servicios con tranquilidad; también evangelizan, arreglan y limpian la iglesia, atienden a las personas que necesitan una ayuda espiritual, una palabra de aliento o simplemente necesitan ser oídas.
Sin ellas no tendríamos condición de recibir tantas personas en la iglesia y cuidar de todos ellos con una atención especial; ellas son fundamentales en la obra de Dios y en el crecimiento del Reino de los Cielos.
Todo lo hacen por amor, pues sintieron el llamado de Dios y se dispusieron a ganar almas.
No son recompensadas con nada material; mas su galardón será grande en gran manera; ellas con toda seguridad no alcanzan ninguna fama, ni tampoco tendrán su nombre escrito en un mural, mas son con seguridad muy especiales para Dios.
Quiero dedicar este pequeño homenaje a las obreras de la IURD en todo el mundo por su servicio espiritual y su dedicación en los atrios del Señor.
Sigan sirviendo al Señor con entusiasmo y fervor que El las recompensara.
Obs.: En la foto algunas de las obreras de la Catedral de Miami, Estados Unidos.

1 comentario: